Mineral de Pozos fue pueblo fantasma

Viajes 11 de diciembre 2019
Radiante FM Puerto Vallarta

Actualmente Mineral de Pozos es una de las ciudades más bellas que se pueden visitar en Guanajuato. Mineral de Pozos se conecta, al suroeste, con los pueblos mágicos de Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende, ambos en el estado. 

En los alrededores, los vestigios centenarios de las minas y haciendas de beneficio recuerdan la riqueza de las vetas argentíferas y auríferas. Y, desde los profundos túneles, se escuchan los rumores de las leyendas e historias de esta tierra semidesértica.

Es una zona semiárida, por lo que el clima suele ser caluroso durante el día, refrescando en la noche.

Cuando las minas dejaron de ser rentables a inicios y mediados del siglo pasado, los habitantes de Pozos salieron a buscar oportunidades en otras zonas. El lugar dejó de ser una ciudad pujante y en crecimiento para convertirse en un "pueblo fantasma".

Mineral de Pozos fue declarado Pueblo mágico en 2012, fotografía por CPTM.

En 1522 llegaron los jesuitas a San Luis de la Paz. Después de su llegada se enseñó el trabajo de minería a los pobladores de la región que entonces era conocida como el Palmar de Vega. En 1600 la zona cambia de nombre a Pozos, debido a que se abrieron varios pozos mineros y se comenzó con la extracción de metales. En la zona se llegaron a abrir hasta 100 minas. La actividad minera generó que la ciudad creciera. En 1900, Pozos tenía aproximadamente 25 mil habitantes, población superior a la que tenía la ciudad de Guanajuato. La historia de Mineral de Pozos, también conocido como San Pedro de los Pozos, inició con el descubrimiento de las minas de Zacatecas en 1540, y para 2012, Mineral de los Pozos fue nombrado pueblo mágico. 

Aquí está el único spa de cerveza, aparte puedes recorrer el pueblo en cuatrimoto, mientras observas ruinas de las ex haciendas mineras, dar un paseo por las minas, o bien, dar un paseo por sus campos de lavanda, por su lado culinario también es sorprendente, ya que tiene una variedad de platillos típicos, y un tanto exóticos, por ejemplo, unos crujientes chapulines o unos gusanos de maguey, por otra parte, puedes hacer un brindis con mezcal en la cantina del pueblo. 

Un lugar que regala paisaje, flora, fauna, cultura, gastronomía y climas increíbles. 

¡No te pierdas de este viaje en #SinPasaporte! Síguenos los lunes, miércoles y viernes en punto de las 16 hrs. a través de Radiante FM.

 

Relacionadas
En vivo