Los 5 lugares que no puedes dejar de visitar en Madagascar

Viajes 10 de diciembre 2019
Radiante FM Puerto Vallarta

Madagascar (en malgache: Madagasikara ; en francés: Madagascar), oficialmente República de Madagascar, es un país insular situado en el océano Índico frente a la costa sureste del continente africano. La nación está comprendida por la isla de nombre Madagascar, la más grande de África y la cuarta más grande del mundo, y por pequeñas y numerosas islas periféricas. Está separada del continente por el canal de Mozambique. Antiguamente la isla estaba unida al continente africano, del cual se separó, su aislamiento ha favorecido la conservación en su territorio de multitud de especies únicas en el mundo, un 80 % de ellas endémicas de la isla, las más notables son los lémures (un infraorden de primates),​ el fosa carnívoro, cinco familias endémicas de aves y seis especies endémicas de baobabs.


Viajar a este destino es adentrarte a una aventura natural que no tiene comparación, por ello enseguida te enlistamos los 5 lugares que no te puedes perder al visitar esta isla, te asombraras de las maravillas que esconde.


1. Reserva de Anja
Si al escuchar “Madagascar” lo primero en lo que piensas es en lémures bailando como en la famosa película entonces el primer lugar a visitar debe ser la Reserva de Anja.

Los lémures son los animales más representativos del país y verlos definitivamente es una de las cosas que hacer en Madagascar. La Reserva de Anja es una iniciativa privada que inició un colectivo de vecinos para proteger su entorno, el de los lémures y otras especies de animales. Además de ser un proyecto que contribuye a la sostenibilidad de la isla, da trabajo a muchas personas de comunidades cercanas.

Esta reserva ocupa un total de 4 hectáreas y se pueden ver lémures de cola anillada (con la cola blanca y negra). Es bastante sencillo verlos porque hay más de 400 ejemplares.

 

2. La Avenida de los Baobabs
El baobab es un tipo de árbol muy grande y característico de la isla de Madagascar. De las 9 especies de baobabs que existen, 7 se encuentran en Madagascar y 6 son endémicas de la isla. Los baobabs viven unos 800 años de media, pero en esta avenida los hay que tienen más de un siglo de vida. 

La Avenida de los Baobabs es uno de los lugares más emblemáticos de la isla, se encuentra entre Morondava y el río Tsiribihina.

3. Parque Nacional Tsingy de Bemaraha
Las formaciones rocosas del Parque Nacional Tsingy de Bemaraha están compuestas de desfiladeros, gargantas y grutas de roca calcárea esculpidas por el tiempo y el clima.

El Parque Nacional Tsingy de Bemaraha es un lugar único en el mundo porque a pesar de que existen otros lugares con formaciones similares, este es el único que el ser humano puede recorrer a pie porque está preparado para ello. El recorrido es una vía ferrata y se utilizan arneses para recorrer tramos tanto verticales como horizontales, así como plataformas colgantes. 

El parque alberga dos formaciones geológicas destacadas, el Gran Tsingy y el pequeño Tsingy. Junto con la adyacente reserva natural estricta de Tsingy de Bemaraha, el parque nacional es un patrimonio de la humanidad reconocido por la Unesco.

4. Nosy Be
Cambiaremos un poco de paisajes y te recomendaremos Nosy Be. Esta isla es uno de los muchos rincones paradisíacos que ver en Madagascar en los que disfrutar de playas de agua cristalina. Aunque es el destino turístico de playa número uno, no recibe a tantos visitantes como otras zonas del país y se mantiene como un lugar muy tranquilo. Es el lugar perfecto para realizar actividades acuáticas, especialmente submarinas.

En la isla también podrás visitar Lokobe Reserve, una de las cinco Reservas Naturales Integrales de Madagascar. 

5. Antsirabé
Antsirabé es la tercera ciudad más grande que ver en Madagascar se encuentra a 1500 metros de altitud, por lo que suele hacer más frío que en otras localidades y cuenta con un importante legado de arquitectura colonial. Originalmente, Antsirabé era conocida por la venta de sal. De hecho su nombre procede de la palabra ‘Any sira be’, que significa ‘lugar con mucha sal’.

En 1872, un colono noruego fundó la ciudad como un centro de retiro con aguas termales y eso hizo que Antsirabé se pusiera de moda durante la época colonial. Los franceses se retiraban a Antsirabé para disfrutar de las aguas termales y alejarse de la bulliciosa Antananarivo.

¿Te enamoraste de este lugar? Conócelo también a través de Radiante FM en Postales

Relacionadas
En vivo