¡Larga vida al Rey Lagarto!

Música 08 de diciembre 2019
Radiante FM Puerto Vallarta

Una manera de comprender al Rock como género, es mediante sus exponenetes más emblemáticos y Jim Morrison es uno de ellos. 27 años le bastaron para convertirse en uno de los mejores cantantes en la historia de la música, y es que el vocalista de The Doors encabezó a toda una generación en la década de los 60s; causaba tanta expectación y furor que se convirtió en uno de los estandartes y causante de la asociación de los excesos con el mundo del Rock.

Nacido en Melbourne, Florida en 1943, como James Douglas Morrison, se encargó de crear una legendaria banda como lo fue The Doors, con la que alcanzó la inmortalidad, gracias a sus mágicas interpretaciones. 

Rebeldía y oposición describían a este personaje a la perfección; el "Rey Lagarto" fue criticado en reiteradas ocasiones por sus shows llenos de actos obscenos.

Su muerte es uno de los grandes misterios, pues fue encontrado sin vida el 3 de julio de 1971 en Paris, Francia. A partir de ese momento su leyenda comenzó a cobrar vida, colocándolo en lo más alto de los mejores cantantes de todos los tiempos.

Hoy celebramos el 76 aniversario de este gran rockstar con algunas de sus mejores interpretaciones.

Riders on the storm: La canción más atmosférica de The Doors es introducida por el sonido de una tormenta que se acerca y la suave línea en cascada de un teclado Manzarek. Con calma, Morrison se abre paso a través de una letra que habla del aislamiento y el impedimento de la muerte con el discreto respaldo de la banda; creando un mundo inquietante de pérdida y desolación.

 

 

L.A. Woman: Más de una mujer ha aclamado ser la inspiración de esta canción, aunque se podría tratar de la misma ciudad, ese reino de sueños y promesas rotas que se traduce a una "pequeña dama con suerte" y "otro ángel perdido".

 

 

The End: La primera obra maestra de la banda y una de los números más controversiales, inició como una simple canción para hablar del rompimiento de una relación. Cuando la banda contaba con pocos temas inéditos, solían cantar con secciones instrumentales extendidas en sus presentaciones en vivo y Morrison improvisaba líricamente lo que se le ocurría. Esto se salió de control cuando empezó a cantar sobre atentar contra sus padres, versión que puede ser escuchada en muchos de sus álbumes grabados en vivo. 

 

 

RoadHouse Blues: Con solo escuchar esta pieza, puedes oler el alcohol derramado en el piso. The Doors se dieron a conocer por ser una banda psycodélica y su acid rock, aunque también eran fans del blues. 

 

 

Light my Fire: Esta es la firma de The Doors. Krieger no estaba tratando de crear un clásico que no pasara de época cuando escribió "Light My Fire", tan solo estaba complaciendo a Morrison cuando le pidió a la banda escribiera más canciones, que rara vez escribía una canción de amor, aún así esta es la pieza que demuestra las habilidades de improvisación de la banda y las versiones en vivo son aún más extendidas que los 7 minutos que dura la canción originalmente.

 

 

¡Larga vida al Rey Lagarto!

 

Fuentes:

Quarter Rock Press

Paste Magazine

 

En vivo