Un español bate récord mundial jugando Fortnite 9 días seguidos

Estilo de Vida 11 de agosto 2020
Radiante FM Puerto Vallarta

Sputnik.- Un granadino de 17 años ha logrado el récord del mundo jugando más de 200 horas seguidas al Fortnite. "No es una adición, es un récord mundial que he logrado con un fin".

El confinamiento llevó a muchos españoles a pasar largas horas en sus casas. Ahora, finalizado el estado de alarma, hay quien se ha acostumbrado a ello y prefiere permanecer en su hogar. Es el caso de Carlos Caballero, un adolescente granadino que acaba de batir el récord mundial por jugar a uno de los videojuegos más populares del mundo. Se trata de Fortnite, un juego de supervivencia en el que se compite con hasta cien jugadores en solitario o en escuadrones de dos o cuatro miembros, y que además permite construir estructuras con materiales que se hallan en su universo virtual.

 

"Llevaba pensando batir este récord desde el verano pasado, cuando lo logró el 'youtuber' Torete. Sabía que conseguir este récord sería una estrategia de marketing para aumentar la audiencia y crecer en el mundo del stream y de internet", explica a Sputnik el granadino. 
 

 

¿Deberían los videojuegos como Fortnite y LOL ser incluidos en los próximos Juegos Olímpicos?

El récord estaba en 145 horas. Caballero ha conseguido hacer 227 horas y seis minutos en streaming sin pausas a través de Twitch, una plataforma de retransmisión de videojuegos en directo. "Me puse ese objetivo porque me gustaba ese número y que yo sepa nadie ha superado esa marca en un único juego", explica el granadino de apodo @finercarlos en sus redes sociales. Comía entre partida y partida, su madre se lo llevaba a la habitación. "Ella era quien se encargaba de darme la energía necesaria para aguantar tanto tiempo", declara Caballero. 

Con 17 años, Caballero ha pasado nueve días sin parar de jugar, durmiendo lo justo y lo permitido: 10 minutos acumulables por hora. Su récord lo dividió en cinco etapas del 17 al 23 de julio, aunque lo máximo que ha aguantado han sido 45 horas seguidas, con descansos de siete y media, explica el jugador.  

 

"En la última sesión estábamos muy cansados, las horas acumuladas empezaban a doler en el pecho pero también hubo momentos graciosos porque de tanto cansancio empezábamos a hacer cosas sin sentido", declara el joven.

 

Los videojuegos son un mero pasatiempo, pues también es un gran aficionado al deporte a quien le apasiona el baloncesto, confiesa, que ha llegado incluso a competir en atletismo. Otra de sus pasiones es la edición de vídeo, por ello se abrió su propio canal de Youtube, que utiliza también para hacer directos.

 

"Siempre me ha gustado mucho entretener a la gente y si puedo hacer que ellos se diviertan con algo que yo disfruto, ya estoy contento". 

 

A parte de su familia, sus amigos han sido un gran apoyo durante el proceso, quienes saben que Carlos a pesar de tener sus aficiones, también cumple con sus obligaciones y responsabilidades, pues recientemente ha obtenido un 9,8 en Selectividad, la prueba de acceso a la universidad. Su otra finalidad es graduarse en Comunicación Audiovisual. Vista su autoexigencia con sus metas, no cabe duda de que lo conseguirá. 

 

"Me gustaría recalcar que no es una adición, es un récord mundial que he hecho un fin. Evidentemente no voy a jugar a esto toda mi vida, es algo que he hecho de manera puntual en mi vida y ya está. No soy un adicto", concluye.

 

En vivo