Refugiados sirios crean robot desinfectante con piezas de lego

Estilo de Vida 09 de mayo 2020
Radiante FM Puerto Vallarta

En medio de la pandemia por COVID-19, los refugiados y desplazados son parte de la población más vulnerable en todo el mundo,  pero lejos de victimizarse, muchos de ellos han demostrado la importancia de su rol en los países de ocupación,  sumándose a la lucha para acabar con el coronavirus. Tal como pasó en el Laboratorio de Innovación del campo de refugiados de Za’atari, en Jordania, donde construyeron un robot con puras piezas de Lego.

El pequeño androide, de unos 20 centímetros de alto, lleva una botella de desinfectante en su regazo. Su misión es servir como dispensador de gel antibacterial, para que las personas no tengan que tocar la botella al desinfectarse las manos, pero además, es sumamente educado. Cada vez que alguna persona necesita de sus servicios, el autómata hecho con ladrillos Lego de colores, anima a que el resto de la comunidad de refugiados lo utilice, diciendo:  “¡Buen trabajo, gracias!”

 

 

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR),  el robot,  fue una iniciativa de ‘Marwan’, el entrenador de refugiados sirios del laboratorio, junto con  otros desplazados sirios que estudian robótica, con el objetivo de ayudar a prevenir el coronavirus y contribuir al esfuerzo global para controlar la enfermedad, al mismo tiempo que demuestran que aún con su condición de refugiados, pueden llegar a tener un papel destacado sirviendo de apoyo a la comunidad local.

Lo mejor es que no tuvieron que invertir mucho para construirlo, está fabricado en su totalidad con piezas de Lego, “incluso las usamos para proteger el cerebro”, dice ‘Marwan’.  Solo necesitaron un sensor de movimiento para que cada vez que alguna persona pone su mano, el robot dispensa una pequeña dosis de gel antibacterial.

 

 

Evidentemente, su pequeña gran contribución para tratar de acabar con la propagación del COVID-19, le ha dado la vuelta al mundo debido al gran impacto que tiene en estos momentos.

 

“Incluso las personas con experiencia en robótica, nos preguntaron sobre el diseño y la programación de este robot, y nosotros como refugiados, como humanos, debemos ayudar y les ofrecimos esta información y luego hicieron más de un robot”, concluye el refugiado sirio.

 

 

Con información de Sopitas

En vivo