J. M. Coetzee, el hombre aislado entre las palabras

Cultura 12 de diciembre 2019
Radiante FM Puerto Vallarta

Coetzee es un escritor que cuenta historias en las que, casi sin concesiones a la corrección social, exprime las palabras para hablarnos de la historia de nuestra civilización. Un hombre desgastado por las catástrofes mundiales de nuestro tiempo, por el absurdo derrame diario de la sangre, pero al mismo tiempo iluminado por las sonatas más sublimes y terribles. Obras que siempre tienden a extraviarse entre el dolor y la devastación que nos acechan a diario.  

J. M. Coetzee nació en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, nacionalizado australiano en 2006. Pasó su infancia y su primera etapa formativa entre Ciudad del Cabo y Worcester, además en la provincia de El Cabo de Buena Esperanza. Se licenció en matemáticas e inglés en la universidad que actualmente lleva el nombre de su ciudad natal.

Es un escritor que día a día se aisla entre miles de palabras y libros para contar el drama que ha vivido como testigo y protagonista; que susurra al oído de nuestra sordera cosas ya dichas con vehemencia por el hombre en su trágico afán: que nuestro mundo agoniza; que nosotros -los habitantes de este entorno- nos odiamos sin remedio; que la palabra, la comunicación, el encontrarnos a nosotros mismos en el reflejo persuasivo del otro: nos salva, si acaso, del suicidio. Algunas de influencias que logran percibirse en sus obras es la literatura de Miguel de Cervantes, Daniel Defoe, Fyodor Dostoevsky, Franz Kafka, Luigi Pirandello  y Samuel Beckett.

Como hijo de la cultura de los afrikaans, su escenario literario ha sido uno de los episodios históricos que confirman con más contundencia la "decadencia endémica" de la que habla: el apartheid sudafricano, un sistema político y social segregacionista, xenófobo y colonial. Su vocación de escritor la sintió, según se lee en sus novelas, desde muy joven; cuando empezó a descubrir lo que había más allá de la sociedad burguesa, racista y colonial a la que pertenecía por su linaje. 

 

 

En 1971 se convirtió en profesor de la Universidad de Ciudad del Cabo, una actividad que sólo interrumpió cuando se trasladó a Texas para realizar una investigación académica. A su regreso, se convirtió en un traductor, crítico literario y lingüista de referencia en Sudáfrica, donde desde la publicación de su primera novela, Tierras en penumbra (1974), despertó el recelo y la antipatía de la clase dirigente del país.
Aun con estos temas, sus libros no son panfletos encolerizados contra una sociedad, sus escritos son literatura. En ellos conviven de forma familar lo más sublime de la creación humana -la estética y la ética- con los arrabales y las tinieblas de la humanidad.

En 1984 volvió a Sudáfrica a ocupar una cátedra en Letras Inglesas en su alma máter, donde ejerció la docencia hasta el año 2002 con una breve interrupción en 1989 para trabajar como profesor visitante de la Universidad Johns Hopkins.

Además de novelas, cuentos y ensayos, ha publicado numerosas críticas literarias y diversas traducciones. La misma Academia Sueca destacó que "su obra está fuertemente marcada por la época del apartheid lo que, lejos de darle carácter local, la convierte en universal".

Galardonado con los más importantes premios, incluido el Nobel, fue el primer escritor distinguido en dos ocasiones con el Booker, considerado el más prestigioso de la literatura en lengua inglesa, por sus obras Vida y época de Michael K (1983), la historia de un superviviente de la guerra civil sudafricana, y su novela Desgracia (1999), que trata acerca de un profesor de literatura marginado del mundo por acoso sexual.

La vida de J. M. Coetzee forma parte de la programación de Radiante FM a través de Pescador de Letras, ¡No te lo pierdas!

 

En vivo